06

Amor idealizado vs Amor real

¿Buscas a tu media naranja o pareja ideal? ¿Piensas que necesitas un hombre para ser feliz y sentirte realizada? ¿Has imaginado alguna vez ser una princesa salvada por un príncipe azul? 

En ciertas culturas se nos educa para que nos sintamos vulnerables, sumisas, dependientes y susceptibles de ser amadas y deseadas por un hombre. Pero esta necesidad dista mucho de la libertad y la verdadera felicidad. Puede que nos hayan educado para que nos pasemos la vida deseando que un hombre nos salve y nos colme la existencia. A pesar de que muchas mujeres ya tenemos independencia económica, éxito en nuestros proyectos laborales y una vida social plena.

No obstante todavía son muchas las mujeres que se sienten incompletas sin un hombre a su lado. Quizás porque algunas películas y canciones nos siguen inculcando el mito del príncipe azul o la princesa rosa con finales felices. Pero en la vida real cuanto más idealizamos las relaciones de pareja, mayor es nuestra frustración.

De esta forma, la mayor parte de nosotras nos hemos creído los cuentos de fantasía. Princesas que necesitan ser salvadas por príncipes, chicas delicadas y vulnerables cuya única ambición es ser las más bellas del reino, romanticismos idealizados...Todo ello lo hemos leído en cuentos y películas infantiles, y lo peor de todo es que algunas nos lo hemos creído.

Toda esa "educación" puede quedarnos integrada en nuestras neuronas y en nuestra mente subconsciente. Por eso podemos llegar a creer que nuestra mayor meta en la vida sea encontrar nuestro hombre ideal, o al menos, estar en pareja para no quedarnos solas.

Quizás sea hora de actualizarse, las nuevas generaciones no merecen arrastrar toda esa fantasía en sus cabezas. Las mujeres no somos cenicientas ni bellas durmientes que hay que salvar, ni nuestro mayor propósito en la vida es ser admiradas únicamente por nuestra belleza. Nos da miedo que nuestros hijos vean violencia o sexo en las pantallas, en cambio no somos conscientes del daño posterior que puede hacerles ciertas enseñanzas aparentemente inofensivas.

¿Acaso las mujeres somos dependientes por naturaleza? ¡Por supuesto que no! Puede parecer exagerado, pero por mi experiencia en sesiones de kinesiología emocional, puedo afirmar que toda esa utopía nos repercute más de lo que imaginamos, sobre todo si además se le suman factores culturales y familiares. Ya desde nuestra infancia establecemos creencias, patrones de conducta y hábitos, influenciados por lo que vemos, oímos y lo que consideramos como normal o habitual. Todo ello nos condiciona en nuestras relaciones con nosotros mismos y con los demás, tanto en la adolescencia como incluso en la edad adulta. 

"NADIE PUEDE HACERTE SENTIR INFERIOR SIN TU CONSENTIMIENTO" -Eleanor Roosevelt.

Acudir a un terapeuta nos permite tomar conciencia de ello, nos ayuda a tocar de pies en el suelo y así poder decidir qué es lo más adecuado para una misma. De esta manera, podemos ser capaces de deshacer todas esas barreras emocionales que nos impiden crecer, ser personas independientes, valientes y autosuficientes. También podemos sustituir nuestro concepto de "amor" por uno más coherente, racional y real.


- Si intuyes que la idea que te vendieron es falsa y que la felicidad no reside en otras personas sino en una misma; 

- Si deseas empoderarte y aprender a disfrutar de tu soledad e independencia;

- Si estás harta de relaciones de dependencia;

- Si en tu vida quieres crear relaciones afectivas más sanas, lejos de ser egoístas, interesadas, y de seguir el antiguo patrón dominio-sumisión.

➡️ Quizás sea hora de cambiar el chip y ponerte en marcha 😉👌 Y esto es en lo que hacemos semana a semana en el programa Re-enamórate de ti. Puedes echarle un vistazo y preguntarme todas tus dudas a través del formulario de contacto. ¡Estaré encantada de trabajar contigo!

👉 Lee el artículo Cómo encontrar el amor de tu vida

¡Comparte este artículo en tus redes sociales!

Si deseas empoderarte y crear en tu vida relaciones afectivas más saludables, inscríbete a mi programa Re-enamórate de ti.